Quedarnos en casa para conectar con nuestro hogar

 Nuestros hogares se han convertido en el lugar en que realizar todas las actividades de nuestro día a día, sin apenas tener tiempo para planificarlo. Siempre es importante sentirse a gusto en casa, y ahora aún más.

Seguramente, teletrabajar es una actividad que nos ha cogido por sorpresa. En otros países esta forma de trabajar es mucho más común, aunque para nosotros puede ser algo nuevo. Caer en el desorden es fácil, para evitarlo una buena propuesta es la de definir espacios, saber qué es lo que vamos a hacer en cada rincón de nuestra casa. Diferenciar la zona de trabajo de la de descanso nos ayudará a ser más conscientes de cuánto tiempo dedicamos a cada actividad y nos permitirá desconectar cuando sea necesario. Así no solo descansaremos mejor, sino que también seremos más productivos a la hora de trabajar. Poner una pequeña lámpara en una mesa de comedor puede convertirlo en un escritorio; un elemento decorativo puede funcionar por ejemplo como accesorio para organizar nuestros lápices y papeles en el área de trabajo. Repensar el uso habitual que damos a los objetos que nos rodean nos puede sorprender.

Cuando nuestro entorno nos hace sentir a gusto podemos disfrutar de actividades para las que normalmente no tenemos tiempo. Cocinar aquella receta especial que hasta ahora no habíamos probado, leer cuentos con los pequeños sentados en la alfombra. Rodearnos de objetos y mobiliario que nos proporcionen un ambiente acogedor tiene más importancia de la que pensamos. Un sofá cómodo o el rincón que dedicamos a la biblioteca pueden ser un gran refugio, así que un interiorismo bien planificado puede convertirse en nuestro mayor aliado.

Algunos vamos aprender a disfrutar de casa, a otros ya nos va bien tener más tiempo para poder hacerlo; sea como sea esta es una buena oportunidad para conectar con nuestro hogar.  

Suscribete a nuestra newsletter y tendrás un 10% de descuento en tu primera compra.